Quédate en casa y supéralo

quedate en casa

Nunca me imaginé escribiendo estas líneas que hoy redacto. Nunca pensé que en sólo unos días la vida cambiase tanto y de repente todo se paralizase.

Hace unos meses publiqué un artículo en este blog sobre la resiliencia (aquí os facilito el enlace: Resilencia: ser fuerte ante cualquier adversidad

y hoy, precisamente nos toca, a toda la sociedad, aplicarnos gran parte de los consejos y herramientas que hace unos meses exponía en dicho artículo.

La resiliencia es ser fuerte ante cualquier adversidad y saber buscar la mejor solución lo antes posible, desde la racionalidad. Quiero poder ayudar en este tiempo de aislamiento que nos toca, escribiendo periódicamente. Así lo haré.

El mensaje más urgente es QUÉDATE EN CASA. Perfecto! vamos a por ello teniendo cuenta ciertos aspectos para poder favorecer un equilibrio mental y un estado de ánimo óptimo:

  • HAZ EJERCICIO FÍSICO: El deporte favorece la activación de hormonas como la adrenalina (genera euforia y fuerza), noradrenalina (fomenta la motivación, regulación del sueño, apetito…), serotonina (hormona de la felicidad) y endorfinas (hormonas del placer) que favorecen considerablemente a nivel psíquico y nos ayudará a sonreír más, no sentir tanta frustración, etc.
  • COMINÍCATE TODO LO QUE PUEDAS: La socialización es muy importante para el ser humano pues nos permite transmitir las cosas que pensamos, nos sentimos apoyados, escuchados, nos sentimos útiles y felices al ayudar a los demás con nuestra escucha, etc. Así que, si estás viviendo el confinamiento en casa solo/a habla con familiares y amigos todo lo que puedas por teléfono, video llamadas, audios de Whatsapp, etc.
  • VIVE EL PRESENTE: Trata de hacer un esfuerzo para mantenerte en el día de hoy. No vayas más allá. Ejercicios de Mindfulness (puedes encontrar numerosos vídeos en Youtube acerca de esto) pueden ayudarte a pararte en el momento presente, en el aquí y ahora. Volar mentalmente a la próxima semana o al mes que viene no tiene sentido en este momento de tanta incertidumbre. Sólo mantén tu esfuerzo y energía en cumplir con quedarte en casa y ser responsable de tu cuidado al máximo posible.
  • SELECCIONA LA INFORMACIÓN QUE LEES: Ahora mismo, para todos, son momentos de mucha duda en muchas áreas de vida y de demasiada información que se agolpa en nuestras mentes y nos supera. Un exceso de información en estas circunstancias es valorado como negativo. No debemos leer cualquier cosa que recibamos en nuestros dispositivos móviles. Seamos capaces de seleccionar la información que leamos y quedémonos con páginas oficiales donde todo aquello que se comente, sea verás. Así evitamos sufrimientos innecesarios.
  • ESTABLECE RUTINAS SANAS: Trata de levantarte a no muy tarde, desayuna sano, movilízate por casa haciendo alguna tabla de ejercicio físico, lee, estudia algún idioma, aprovecha a hacer limpieza de casa, haz algún álbum de fotos digital, ponte al día con tareas atrasadas, lee algún libro…. Si marcas una estructura flexible de día, puede ser muy positivo a la hora de afrontar el día con más fuerza y más optimismo evitando así caer en estados de ánimo bajo por inactividad.
  • LIMITA EL USO DEL MÓVIL: Estos días de confinamiento en casa son muy peligrosos con respecto a hacer un uso desmesurado del móvil. Trata de poner unos horarios de uso para que el teléfono no te absorba el día y que en tiempos posteriores a este, cuando todo vuelva a la normalidad, no hayamos caído en una adicción al móvil. Existen aplicaciones donde puedes limitar el tiempo de uso del mismo.
  • PIDE TIEMPO DE INTIMIDAD: Si estás en casa junto con otros familiares, pide un tiempo en el que puedas tener tu intimidad. Tener espacios variados y saber organizar el día de tal forma que exista tiempo para todo (para estar juntos y separados) favorecerá a que tengamos una mejor relación en familia. (El próximo día, escribiré un artículo para dar consejos en casa si se tienen niños).
  • HAZ LA COMPRA CON TRANQUILIDAD: Afortunadamente ya nos han informado por activa y por pasiva que no va a haber problemas en el suministro de alimentos y otras necesidades básicas como productos de higiene etc. Aun así la alarma social y “algo interno” hace que hacer la compra esté siendo una verdadera batalla entre personas donde abunda el egoísmo. Elabora un plan de comidas, una cantidad de alimentos necesarios y compra sólo aquello que precises para unos largos días (evitando salir lo máximo posible). Es aconsejable hacer la compra para quince días. De esta forma, se reduce mucho la salida de personas y por lo tanto evitamos contagios innecesarios.
  • APLAUDE: Súmate todos los días al aplauso de las 20.00 horas en tu ventana. Aplaude con fuerza mientras te sientes en grupo, colaborando entre todos, sintiéndote parte del equipo que ahora formamos. Aprovecha esos minutos para agradecer mentalmente a todas las personas que hacen un esfuerzo sobrehumano manteniéndose en zonas de riesgo, ayudando en labores tan importantes y vitales en estos momentos. Conéctate con el mundo, sonríe y coge energía con esos aplausos para mantenerte en casa, otro día más y ayudar a frenar el contagio.

proteccion coronavirus

De todo se aprende y… las circunstancias graves, nos enseñan muchas cosas en la vida. Creo que cada uno de nosotros podemos aprovechar esta etapa para poner un freno de mano en nuestra rutina y valorar muchas de las cosas que tenemos y que hacemos. Vivimos en una sociedad de abundancia y que ofrece muchas posibilidades. Nos damos cuenta de que sin salud, nada o pocas cosas tienen valor. Qué importante es levantarse y estar bien, poder llevar a cabo nuestro día a día con más o menos esfuerzo, pero, salir a la calle, relacionarnos con otras personas, poder desempeñar nuestro trabajo con normalidad, disfrutar de una cena en un restaurante… Todo eso, nos llena de vida y nos motiva.

Hoy tenemos la posibilidad entre TODOS, y que todas esas cosas que tanto nos gustan de nuestro día a día, puedan volver lo antes posible si nos mantenemos en una alta responsabilidad y nos quedamos en casa.

todo ira bien

“…No te estoy diciendo que sea fácil, te estoy diciendo que merecerá la pena…

Artículo escrito por Raquel Sastre Psicóloga.