Relajación para realizar durante el confiamiento

relajación

Después de seis semanas de confinamiento y por petición de muchos pacientes, he dejado colgado en Youtube un vídeo de relajación para poder utilizarlo en este período tan complejo que estamos viviendo.

Aquí os facilito el enlace:

Relajación para hacer durante el confinamiento COVID-19

Lo ideal para poder hacer una relajación y que ésta sea efectiva, es buscar un lugar cómodo de la casa donde se tenga la independencia suficiente como para poder hacer el ejercicio sin ser interrumpido/a. Ponte ropa que sea cómoda y que no apriete sobretodo la zona de la barriga. Si puedes poner una luz tenue bajando ligeramente la persiana si es de día, mejor. Como la relajación dura unos 20 minutos aproximadamente, procura tener a mano una colcha o manta ligera por si la inactividad durante este tiempo baja la temperatura de tu cuerpo y te da frío.

Puedes buscar un sillón cómodo donde tengas apoyada la cabeza y te mantengas por lo tanto sentado/a o bien puedes realizarlo acostado/a (como prefieras y como mejor te encuentres).

descansar en casa

Una de las cosas que suele preocupar mucho cuando se hace relajación es el hecho de despistarse con otros pensamientos que vienen a la cabeza. Eso, es normal. Tenemos un gran número de pensamientos diarios que circulan por nuestra mente y el cerebro no entiende que es momento de relajación y por lo tanto de paralizar ideas. Hay que normalizar y no sentirse angustiado/a por si hay pensamientos que nos hacen despistarnos del ejercicio de relajación en sí. No pasa nada. Igual que vienen, se van; igual que nos hemos ido de esa situación, volvemos al ejercicio y listo. No tenemos que empezar de nuevo ni tenemos por qué abandonarlo por el hecho de habernos despistado.

Si el nivel de activación que tenemos en el momento de empezar el ejercicio es muy alto, será normal que sintamos algo de agobio al realizar la relajación puesto que nuestro cuerpo deberá descender mucho su ritmo y eso provoca sensación de inquietud. Esa sensación desaparece a los minutos, ya que, debemos darle tiempo para que exista una sincronización entre el cuerpo y la mente. No todo surge aquí y ahora y en el momento que decidimos. Hay ciertos procesos que requieren su tiempo.

Muchos pacientes me preguntan por el momento del día mejor para hacer este tipo de actividades. Depende mucho de las circunstancias que viva la persona:

  • Si existe dificultad para dormir es mejor hacer la relajación justo antes de irte a la cama, para clamar esos pensamientos que son los que probablemente están interrumpiendo que se concilie bien el sueño.
  • Si hay nerviosismo nada más inicia el día, nada más te levantas, entonces será mejor, que en la cama, realices el ejercicio, al despertar.
  • Si son las situaciones externas del día a día las que te estresan y te aceleran internamente, puede ser una buena opción hacer esta relajación a la hora de la siesta, después de comer, como intermedio del día.

Si deseas hacer más ejercicios de relajación podrás encontrar otros vídeos que he guardado en Youtube en mi canal.

La relajación la puedes hacer tantas veces como quieras, tantas veces como necesites y te apetezca. No tiene ninguna contraindicación y en todos los casos siempre se habla de un ejercicio que favorece en muchos aspectos.

Si sientes nerviosismo constante, recuerda eliminar todos los excitantes posibles de tu dieta. Elimina el café, el té, bebidas energéticas etc. pues éstas provocan un incremento en nuestro nivel de activación y pueden ser a veces causantes de una inquietud flotante diaria.

descansar y relajarse

“… Cuando estas presente, puedes permitir que la mente sea como es sin enredarte en ella …”

Artículo escrito por: Raquel Sastre Psicóloga